AGENCIA DE PRENSA LIBRE ORIENTAL

 

A P L O

OPINIONES

PERIODISMO DE  LA REALIDAD CUBANA EN LA ZONA ORIENTAL DEL PAIS

Crítica la situación en la prisión de Boniato.

SANTIAGO DE CUBA, 8 de febrero (Guillermo Espinosa /APLO) Los presos políticos en la prisión de Boniato denuncian que las condiciones de la c
árcel afecta a todos los presos en general, los presos comunes también sufren las arbitrariedades de los carceleros, las violaciones a sus derechos más elementales  y las limitaciones materiales. El recluso Gabriel Filemón Marcillis fue ingresado en el hospital Ambrosio Grillo después de permanecer varios días en una huelga de hambre en una celda de castigo en el Destacamento de Régimen especial “Boniatico”.  Según el preso político José Eduardo Girón Cabrera, quien suministró la información, Filemón Marcillís estaba pesando solamente 55 kg, en el momento de ser traslado para el hospital.

Se informa también desde la pasión de Boniato que el recluso Wilfredo Martínez Cordero se encuentra durmiendo en el suelo, sin colchón desde el 10 de octubre, a pesar de las bajas temperaturas que hay en ese lugar, que tiene un microclima bastante frío.

El preso político Francisco Herodes Días Echemendía nos informa que el pasado 10 de diciembre el preso político Lázaro Alejandro García fue llevado a la celda de castigo por pronunciarse a favor de los derechos humanos.  Alejandro García es residente de la calle 30 No. 5712 e/ 53 y 54, Marianao, Ciudad de la Habana. También nos dice Echemendía en su carta denuncia, que el Sub-oficial del Min-Int, de apellido Vallines lo ha amenazado públicamente de dispararle un tiro en la cabeza si se producía una intervención militar de Estados Unidos en Cuba.

Echemendía relata en su carta como el régimen manipula a los reos, haciéndolos  escribir cartas de felicitación y apoyo incondicional al programa televisivo “Mesa Redonda”  para que de esa forma esa actitud repercuta positivamente en sus casos a la hora de efectuar revisiones de causa, recursos de casación o cambios de mediadas penitenciarias, incluyendo el régimen de rigurosidad. Los presos saben de sobra, que la adulación y su apoyo incondicional al régimen es sumamente importante en su propósito de lograr su libertad, independientemente del delito cometido, que esa es su principal carta de triunfo y por eso siempre están dispuestos a jugarla.