PERIODISMO DE LA REALIDAD CUBANA EN LA ZONA ORIENTAL
 


     HOME


     ARTICULOS  

     NOTICIAS

    FOTOS

    ARCHIVOS
 
    PORTADA    
         ANTERIOR

Fruto y víctimas de la “revolución”
Guillermo Espinosa
Periodista Independiente
gespinosa1966@yahoo.es


Santiago de Cuba, 19 de septiembre -(www.aplopress.com) Las calles, los muros, aceras y balcones de nuestra ciudad, muestran como trofeos, los esqueletos vivientes de una generación que se nos va.  Muchos que dieron su juventud por la revolución y ahora al final de sus vidas, se dan cuenta que todo fue un engaño, pero ya no hay marcha atrás. Ni siquiera las llamadas “conquistas alcanzadas por la revolución” van quedando. Todo ha sido como una larga pesadilla, para al final despertar en el mismo punto de partida.

Muchas de estas personas con más de 70 años de edad, cansadas por el sacrificio inútil han perdido toda esperanza, pero no han perdido la menoría. Ellos soben que con su esfuerzo y riesgos  llevaron a Castro a la victoria de la revolución, cumplieron misiones internacionalistas en diferentes países donde Cuba llevó su guerra de conquista ideológica y participaron en caprichosas movilizaciones militares y a la agricultura. Todo para satisfacer el ego personal de un caudillo  ambicioso y prepotente.

 Nuestros ancianos son fruto y víctima de una generación fallida. No dejan ningún patrimonio como herencia a sus descendientes. La pensión producto de la política salarial y laboral del gobierno es inferior a los ochos CUC, alrededor de 10 dólares mensuales, que no cubren lo más indispensable de su canasta básica.

Los cigarros vendidos por una cuota de la tarjeta de racionamiento  siempre fueron su tabla de salvación. Los cigarros vendidos al menudeo, le aportaban una ganancia de 9.50  pesos MN por cajetilla, o sea, 36.00 pesos MN al mes por persona, con derecho a la cuota dentro del núcleo familiar.

Esta comercialización informal le permitía a muchas familias sufragar diferentes gastos como la electricidad, medicinas (En Cuba todos los medicamentos indicados fuera de hospitalización hay que pagarlos) agua, etc. Por tanto se percibía como una compensación económica.

La medida de eliminar la cuota de cigarros a precios diferenciados por la libreta de abastecimiento, más el anuncio de despidos masivos, que afectará sin duda a un sinnúmero de hogares cubanos, tiene a nuestros ancianos  en un total desespero y  la ansiedad está quebrantando su deteriorada salud  y su credibilidad en la llamada revolución socialista.

José y Catalina, dicen que no va a hacer más la guardia  del CDR, a sus 82 y 76 años respectivamente, solamente estarán vigilantes de lo que llega a la placita y  del atol que le dan a los ancianos, para que no se lo extravíe la bodeguera. “Esto de los cigarros me ha hecho un tremendo hueco en el bolsillo” dice José.

José y Catalina ven como hasta ellos mismos van desapareciendo con el tiempo, ya no se escuchan las eufóricas conversaciones en la cola de las bodegas y sus diplomas y condecoraciones, junto al uniforme de miliciano, se encuentran en el baúl de los recuerdos.

 

herramientas-webmaster

Locations of visitors to this page