PERIODISMO DE LA REALIDAD CUBANA EN LA ZONA ORIENTAL

   


     HOME


     ARTICULOS  
   

     NOTICIAS

    FOTOS

    ARCHIVOS
 
 
 
 
 
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



El triunfo del NO provoca alegría en el pueblo cubano

Lizeth Bravo/APLO
Santiago de Cuba, 4 de diciembre, 2007

Una inusitada alegría se hizo patente en la población santiaguera al conocerse los resultados del referendo en Venezuela. El triunfo del NO fue interpretado como un revés político también para el gobierno cubano. Con el debate y conversación sobre el tema se ha podido comprobar que satisfacción ha sido a nivel nacional.

En Santiago de Cuba ya nadie parecía acordarse o importarle el desembarco del Granma. El domingo transcurrió bajo una espera silente, los medios oficiales se mostraban triunfalistas, por lo que la frustración hacía más dramáticos los acontecimientos, que reforzaba el silencio. Todos nos fuimos a acostar bajo la sensación del que deja perdiendo a su equipo favorito.

El lunes 3 de diciembre, lo inaudito -se hizo el milagro- nadie lo podía creer. El NO a la tragedia cubana se había impuesto. Un sentimiento de alegría espontáneo se apreciaba a simple vista en la población más humilde. Era algo así como cuando se recibe la noticia de que un grupo de esclavos lograron alcanzar la libertad.

La peña del barrio, que todos los días se reúne en la avenida paseo de Martí y San Fermín, se instaló más temprano que nunca y más nutrida que de costumbre. El tema, el referendo en Venezuela, un debate apasionado y en alta voz, con cuestionamientos políticos serios a los dos gobiernos, tanto al cubano como el venezolano, daba la impresión que la libertad de expresión había llegado  a Cuba, o por un momento se olvidaron de la represión política.

Los aspectos que más se hacían resaltar eran la participación de los estudiantes y la posición del ex-general Manuel Isaías Baduel. Hay que señalar que la situación venezolana se puede monitorear mejor que la propia situación cubana, ya que el tema es ampliamente abordado por las diferentes emisoras radiales latinoamericanas que entran, principalmente a la zona oriental y  también se escuchan muchas emisoras que trasmiten desde República Dominicana.

La participación de los estudiantes, la comparaban con la lucha estudiantil cubana durante la Republica y en los primeros años de la Revolución. La asociaban con un posible resurgir de esa tradición de lucha, teniendo en cuenta los últimos acontecimientos en la Universidad de Oriente. La actitud de Baduel la relacionaban con la de Huber Matos y otros lo llegaron a comparar con Camilo Cienfuegos.

Analizando el tema con Eduardo Torres, Coordinador Nacional del Partido
Cubano de Renovación Ortodoxa me decía: “Yo pensaba que nuestra población vivía en una enajenación política, que no estaba preparada para enfrentar las reglas de la democracia. Me equivocaba, la reacción de la población ante los acontecimientos políticos en Venezuela me demostró que hay toda una motivación política invernando, esperando el momento propicio para manifestarse. El lunes 3 de diciembre en la mañana el vecino me abordó tempranito para comentarme lo sucedido. Su rostro de alegría daba la impresión que disfrutaba el  triunfo de la democracia venezolana como si fuera su propio triunfo. Salí de recorrido por todo Alto Songo, pueblo donde vivo y donde las personas me conocen más de lo que yo pensaba. Mi trabajo al frente de un grupo opositor era la credencial para que la población se identificara conmigo en un tema tan escabroso, pero se sentían confiados para expresar sus verdaderos sentimientos, se sentían representados por esa oposición venezolana, que rompió cadenas, las cadenas nuestras que llevaban para ponérselas a ellos también”.

En su análisis me comentaba Eduardo Torres, que parecía paradójico, que la población se alegrara de al derrota de Hugo Chávez, principal sostén económico de Cuba, incluyendo los combustibles, algo que podía perjudicarlos directamente. Sin embargo, se alegraban más de la libertad, que de la prebenda política. Así son los pueblos, solo hay que brindarle la oportunidad de ser libres, dale la libertad de escoger, para que veas que nunca escogerán la opresión, los pueblos también tienen su propia inteligencia, no se pueden subestimar. 


Dirección:  Paseo de Martí # 155 e/ Rastro y  San Fermín , Santiago de Cuba. 
Teléfono: (22) 63 44 78