PERIODISMO DE LA REALIDAD CUBANA EN LA ZONA ORIENTAL


     HOME


     ARTICULOS  
   

     NOTICIAS

    FOTOS

    ARCHIVOS
 
 
 
 
 
 
 


 


Femicidios en Palma Soriano:          

Preocupa a organización femenina incidencia de asesinatos

SANTIAGO DE CUBA, Cuba - 26 de abril (Virgilio Delat, APLO / www.cubanet.org) - Un informe sobre violencia contra la mujer, brindado por Catalina Yolanda Piña Martínez, presidenta en funciones de la Federación Latinoamericana de Mujeres Rurales, en su Capítulo Cuba, da cuenta de que sólo en el año 2005 en el municipio de Palma Soriano fueron asesinadas 16 mujeres y otras 20 personas resultaron heridas durante los sucesos ocurridos.

El caso más significativo, relata el informe, fue el de la joven de 21 años de edad Lisbet Matos González, asesinada el 10 de septiembre del 2005 por Yorlandis Torres Rojas. El homicidio se produjo por arma blanca, y el reporte forense señala que recibió 27 impactos (puñaladas). El informe policial da cuenta de que durante el altercado también fueron heridos el hijo de la víctima, Ronald Mauro Silveira Matos, y su abuela, Isabel Hernández-Vaquero, quien ha quedado con severos trastornos neurológicos a consecuencia de una herida recibida en la cabeza.

Yorlandis Torres fue sentenciado el pasado 7 de abril a 27 años de prisión, con derecho a libertad condicional al término de la mitad de la sanción. La madre de la fallecida, Isabel Hernández discrepó la sanción, pero la fiscal Dayamí Colás del Río argumentó que la sanción había excedido en dos años la petición fiscal, y que la media entre otros sancionados por delitos similares oscilaba entre 8 y 15 años de prisión.

El informe de la FLAMUR condena los asesinatos de mujeres que se han acrecentado en los últimos años, por lo que pidió a las autoridades judiciales que tomen medidas que paren la violencia contra ese sector tan vulnerable de la sociedad.

En un comunicado que prepara, la FLAMUR advierte que los asesinatos de mujeres son hechos alarmantes y la situación se agrava cuando no se da una solución inmediata a ese problema social, que degenera en otras complicaciones sociales, como en el caso Lisbet: un niño huérfano, su padre biológico y su padrastro presos y una familia destruida, con una pensión por Seguridad Social de 60 pesos mensuales, o sea, menos de tres dólares al cambio oficial.

Catalina Piña declaró que la violencia en Palma Soriano y en cualquier otro lugar del país es un hecho totalmente inadmisible, por lo que las autoridades deben hacer un mayor esfuerzo por crear un ambiente de cordialidad y legalidad en todo el país.

Alertó que el foco rojo que se ha prendido con los asesinatos de Palma Soriano confirma que la violencia contra las mujeres no es exclusiva de ninguna ciudad o región del país.

Esos hechos son una vergüenza y reflejan una seria descomposición de la sociedad y subrayan la atención que habrá de darse, desde la familia, para lograr un trato equitativo entre mujeres y hombres, apuntó Piña.