PERIODISMO DE LA REALIDAD CUBANA EN LA ZONA ORIENTAL
 


     HOME


     ARTICULOS  

     NOTICIAS

    FOTOS

    ARCHIVOS
 
    PORTADA    
         ANTERIOR

Partirá hacia el exilio líder opositor

 Víctor E. Sánchez Moreno 
Periodista Independiente
victorernestosanchez@ymail.com

SANTIAGO DE CUBA, 04 de diciembre del 2013 - (www.aplopress.com) El destacado líder opositor, Pedro Antonio Alonso Pérez,  partirá rumbo a Carolina del Norte, Estados Unidos el próximo 17 de diciembre, bajo el programa de refugiado político. Alonso, quien se incorporó a la oposición activa a partir de 1989, fue miembro fundador del Partido Cubano de Renovación Ortodoxa en 1992, fundador de la Cooperativa Independiente, Transición, el 5 de mayo de 1996  y de la Alianza de Agricultores Independientes de Cuba, el 25 de octubre del mismo año.

En la actualidad Alonso se desempeñaba como Director General del Proyecto de Desarrollo Cívico Rural Cubano,  Promotor de los Municipios de Oposición en la Región Oriental y Director Administrativo del Centro de Estudios Estratégicos para la Democracia Proactiva de Santiago de Cuba.

La cronología represiva en su contra se extiende desde el comienzo de su posición contestataria, cuando fue separado de su puesto laboral en el Central Azucarero, “Salvador Rosales”, antiguo “Algodonal”. Luego sufrió múltiples detenciones arbitrarias y quiso ser responsabilizado con los acontecimientos que llevaron a la cárcel a Diosmel Rodríguez y otros opositores santiagueros.

En su contra se acumulan cientos de hechos auspiciados por la policía política, como la quema de su finca en varias ocasiones, robo de sus propiedades, incluyendo los ajuares de cocina y su ropa personal. En una oportunidad lo dejaron con la ropa que llevaba puesta, mientras se encontraba de viaje. A todo esto hay que sumarle varios ataques personales, directos y a su domicilio, con piedras, etc.

Sn embargo, nada de esto le impidió a Antonio Alonso seguir su lucha. La trayectoria de  su trabajo se refleja en varios sitios de Internet y su comparecencia en Radio Martí es histórica, por su secuencia y antigüedad. Pero las circunstancias en la que se desarrolla la causa cubana lo han obligado a  tomar la triste decisión de partir al exilio y convertirse en un número más de la larga lista de luchadores cubanos, que ven interrumpida su acción de lucha, por tener que abandonar el país. Así se seguirá repitiendo, por  lo que al final, cuando llegue el verdadero proceso de cambio, los cuadros del régimen serán los que estarán ahí para hacerse de nuevo, con todos los puestos públicos, aun en democracia, si la actual política para con la oposición cubana se mantiene.

“Siempre creí que el escenario principal de nuestra lucha era dentro de Cuba, incluso tenia discrepancias e enfrentamientos con los que presentaban su salida en la Oficina de Refugiados de los Estados Unidos, pero las circunstancias económicas y sociales, que involucra principalmente a mi familia, me han obligado a cambiar de opinión y como yo, seguirán el mismo camino los demás, por lo que le vamos dejando el camino libre, para que los “integrados” se vuelvan hacer con el poder”. Argumentó Alonso.

Alonso, quien tiene una niña relativamente pequeña, ha tenido que vivir prácticamente como un agregado sin derechos. En un núcleo familiar de personas “integradas”; entiéndase, acólitas al régimen. Y para hacérsele más difícil su situación, no puede trabajar en ninguna dependencia del Estado o por cuenta propia, debido a su marcada posición política.

Lo más lógico es que líderes políticos con desempeño y trayectoria demostrados dentro del tejido social o de la sociedad civil, como se denomina, fueran priorizados dentro de la asistencia que desde el exterior se le da a la oposición interna, algo que lamentablemente no sucede. En eso tiene razón Antonio Rodiles, en su artículo:Oposición en Cuba, llamarnos a capítulo”. Cuando detalla muy bien que desde el exilio, y por ende se interpreta también la ayuda proveniente de las Agencias  norteamericanas, “ se estimula la autocomplacencia y el apoyo condicionado o manipulado de grupos específicos que responden a intereses o visiones sectarias…”.

No quiere decir que en toda su trayectoria, Alonso no haya recibido apoyo alguno. En un momento dado recibió soporte para su proyecto por el “Grupo de Apoyo a las Cooperativas Independientes de Cuba” y en sus inicios; las cooperativas independientes recibieron algunos aportes solidarios. Pero desde el 2003, todo eso desapareció, al ser el proyecto desestimado por la NED (The National Endowment for Democracy). Los proyectos en los que Alonso se ha visto involucrado, al ser de su autoría o de personas afines a él, no gozan del respaldo de  otros grupos opositores, principalmente de aquellos que reciben financiamientos desde el exterior. La situación de Alonso, varias veces ha sido noticia, por lo que personas particulares en ocasiones le han hecho llegar un par de zapatos, mudas de ropas, medicinas y algún soporte económico como es el caso de Enrique Blanco desde Puerto Rico.

El financiamiento a la oposición interna cubana, aunque necesario, ha servido más como factor de discordia, que de unidad. Los recursos que bien que podrían servir para potenciar la acción y movilizar las fuerzas opositoras se han convertido en un freno y motivo de litigios entre los grupos, estableciendo clases de oposición y opositores, donde los que peor parte llevan son los denominados “opositores de a pie”  Aquí es donde ha clasificado por años Antonio Alonso, y peor aun los que lo siguen, principalmente en el sector campesino. 

El sector campesino es el que peor parte ha llevado en este proceso de la lucha actual cubana. No constituye prioridad para las distintas organizaciones supuestamente prodemocráticas, salvo en algunos casos, que con fines de lucro se ha utilizado su problemática social, distorsionando sus verdaderos intereses como es el caso de las mujeres rurales, que se ha manipulado sus propósitos de reivindicación social, por otros que nada tienen que ver con la génesis de su lucha histórica.

Todos estos elementos, que frenan o retrasan la democratización de Cuba, son parte de las líneas de investigación de los Centros de Estudios Estratégicos para la Democracia Proactiva, que también son víctimas de la falta de recursos y de la aceptación y reconocimiento parte de los grupos receptores de recursos desde el exterior.

Bajo todas estas premisas parte Pedro Antonio Alonso Pérez al exilio, con nostalgia por la causa que abandona y tal vez con la ilusión de poderla continuar desde allá, algo que le será muy difícil, como le ha resultado a otros, pero desde esa tribuna si puede - con moral - señalar las causas que más afectan el proceso democrático cubano.

Para corroborar toda esta información, u obtener más detalles de su partida al exterior, pueden contactar directamente con Antonio Alonso al teléfono celular: 53-53215483.

herramientas-webmaster

Locations of visitors to this page