AGENCIA DE PRENSA LIBRE ORIENTAL

A P L O

OPINIONES

PERIODISMO DE  LA REALIDAD CUBANA EN LA ZONA ORIENTAL DEL PAIS

Cárcel Nacional de Boniato. Santiago de Cuba. Lunes  6 -12- 2004
EDITORIAL: MI OPINION TRAS LAS REJAS -MI COMENTARIO DE HOY-TRATADO SOBRE LA OPOSICION POLITICA EN CUBA.

        Ver original                              Por. Fco. H. Díaz Echemendía.
                                                         Preso Político.

Muchos hombres y mujeres de la Patria han sido y son acérrimos opositores políticos del gobierno de Castro en Cuba, por ello han sido encarcelados en múltiples ocasiones unos y otros a extremadamente largas y penosas condenas en las más inhóspitas cárceles del país, sufriendo todo tipo de privaciones, opresión, tratos crueles y degradantes, torturas físicas y psíquicas, salvajes golpizas, infamaciones de toda índole,  represión y la supresión de todo derecho, en materia de derechos humanos. Pero no obstante a ello, a lo largo de estas casi cinco décadas de lucha en pos de la libertad de Cuba han mantenido por lo general una actitud basada en principios firmes y en el valor de la conciencia, pero también de gran realismo sobre las fuerzas e intereses en juego.

Esta oposición política en Cuba forma parte de un movimiento amplio de demandas a favor de los derechos civiles y democráticos. un movimiento que se dirige a hacer que nuestra sociedad sea democrática, libre e independiente y con iguales derechos para todos los cubanos sin importar su afiliación o no religiosa, política o de otra índole, o su raza y sexo, su condición financiara y/o cultural.

En la Cuba de Castro el funcionamiento de la oposición política es sumamente difícil, debido a que no existe de manera alguna un espacio intermedio entre la oposición abierta (ilegalizada) y las instituciones de coerción totalitarias. Esto hace que muchas personas verdaderamente aterrorizadas por el Estado policíaco no se atrevan ni a expresar inconformidad alguna contra cualquier estupidez o aberración política del gobierno, pero a pesar de ello considero que sería muy perjudicial para la oposición si los grupos que en Cuba luchan por un cambio se separaran parcial o totalmente de la población pasiva. Esto significaría un desastre y la muerte para la oposición política. Los éxitos de la oposición y su propia existencia anti-castrista son posibles sólo debido a que aquellos que deciden tomar los riesgos más graves, no se separan a través de barreras insuperables de quienes les pueden ayudar de manera activa, sólo de tiempo en tiempo, o de la gente que pasa a otros los periódicos y publicaciones sin censura (ilegales en Cuba) después que la han leído, o aún de aquellos que están dispuestos a hacer contribuciones monetarias o logísticas, o de los que cautelosamente y calladamente son sus simpatizantes (nuestros simpatizantes). Es más, podríamos decir que también de aquellos cubanos todavía pueden a través de la verdad ser convertidos. Si, es cierto que muchas veces su extremada cautela y a veces cobardía o cobarde reserva  nos irrita a los que lo arriesgamos todo. Sin embargo, es mejor que las cosas sean así a que hubiese un muro que separara la posición activa de aquellas energías sociales latentes que tarde o temprano podrán liberarse al igual que ocurrió con nosotros un día, el día que decidimos que era mejor morir en un intento por conquistar la libertad, el respeto, el honor y el decoro, que vivir en cadenas y en oprobio sumidos.

Muchos opositores anti-castristas de Cuba del exilio y  aún gobiernos de sociedades libres y democráticas han llamado al gobierno al diálogo con la oposición, más todo han sido palabras vacías para el viejo dictador de Cuba, yo personalmente creo que ello jamás será posible en Cuba mientras el gobierno no se auto eduque y se decida a respetar la Declaración de los Derechos Humanos de la ONU. Castro tiene mucho que aprender (y no quiere aprender), antes de entender que un diálogo con la sociedad cubana no incluye fusilamientos políticos, desapariciones políticas, encarcelamientos masivos, tampoco incluye el blandir porras ni macanas ni un monologo en las pantallas de la televisión cubana o el fomentar la división y el odio a través de la prensa plana estatal, y los discursos en las Plazas.

Los gobiernos que carecen de credibilidad tal y como lo es el de cuba, se dedican constantemente a tratar de ganar credibilidad a cualquier costo posible, pero el gobierno castrista debe saber que tal credibilidad no será ganada con llamados al trabajo y a la razón, a través de congresos de la UNJC (Unión de Jóvenes Comunistas), el PCC (Partido comunista de Cuba), la CTC (Central de Trabajadores de Cuba), a través de “Mesas Redondas” manipulativas de la verdad y la conciencia, Tribunas Abiertas o diversas campañas mediáticas las veinticuatro horas al día; sino con una demostración de genuino respeto por las aspiraciones públicas y un total e incondicional respeto a los derechos humanos en Cuba. Estas aspiraciones públicas son elementales, realistas y justificadas. Ese es primer criterio para un gobierno que quiera obtener credibilidad tanto de la opinión pública nacional como internacional. Ese es el primer criterio para un diálogo que permita obtener credibilidad, un segundo es la verdad. “La gente, el pueblo tiene derecho a toda la verdad sobre la nación, sobre ellos mismos y su condición, sólo entonces podemos hablar de realismo y de moderación, no puede haber realismo sin la verdad sobre la realidad”.

Desde el mismo año 1959 la Policía Política siguiendo instrucciones de Castro empezó a promover en Cuba el culto a la personalidad de Fidel Castro, se dedicó a crear una cultura alrededor del “Príncipe” de Cuba y el respeto reverencial a Fidel Castro tuvo y tiene casi un carácter obligatorio en Cuba y la presente generación se ha criado en medio de la propaganda mediática que  “todo lo bueno” de Cuba proviene de Castro y todo lo malo de parte del “imperialismo yanky”, por tal causa muchas personas tienen toda su fe y esperanza completamente en jefe de la oligarquía en Cuba Fidel Castro, pero las acciones emprendidas por la oposición en estos años de lucha, nos ha enseñado a todos los cubanos que puede haber y hay otras bases de esperanza para el pueblo en los programas promovidos por la oposición en cuba y trabajan fuera de la censura para diseñar programas democráticos alternativos al castrismo en medio de la lucha por la libertad de Cuba y con el fin más amplio de reconstruir a la sociedad cubana en base a la Declaración Universal de los Derechos Humanos y restaurar vida social fuera de las instituciones del Estado.

Muchas veces nosotros los cubanos tendemos a separar nuestra vida privada de la política, pero no reconocemos que al menos en Cuba, la vida es un problema político, ella significa que la vida privada del cubano es signo de toda su acción, incluso de su vida pública, porque es el mismo hombre; en tal problemática se inserta el accionar de la oposición en Cuba que con sus acciones pequeñas, aparentemente intrascendentes, pero que van dando credibilidad a la oposición a medida que van construyendo una red social, dando credibilidad a la acción del individuo y del grupo y minan la omnipresencia estatal del castrismo en cuba. Con nuestro accionar personal a e grupo cada uno de nosotros podemos contribuir a crear un presente mejor para Cuba, a través de las acciones personales con repercusión social. Todo lo que se haga contra el castrismo ayuda a crear un futuro mejor en Cuba.

Cuba y su pueblo se encuentran sumidos en una gran dictadura, tiranía totalitaria con laque han llevado al pueblo una relación conflictiva, la relación del débil con le fuerte, del opresor con el oprimido, del que busca conservar su tradición con el que impone su altura importada de la antigua Rusia Estalinista. Frente a esta realidad, a través de la historia cubana ha habido quienes emprendieron una lucha en la que todo lo proveniente del castrismo era malo, y otros que en cambio vieron la alianza con el déspota como la única solución, y otros quienes esperaban de los cambios mundiales en materia de geopolítica como la única salida. Muchos es éstos cubanos se han dedicado a tratar de buscar puntos comunes entre la dictadura, las élites que la dirigen y quienes buscan la libertad de Cuba.

A los que buscan la ruptura total con la dictadura yo opino con toda honradez que bajo las condiciones geopolíticas actuales la búsqueda de la libertad y la democracia son realistas. Creo que podemos organizar nuestra democracia y libertad desde el interior y que a través de una organización mas eficiente y de una sociedad más prospera que enriquezca a Las Américas y al resto del mundo con nuevos valores y que favorezca la tolerancia, el humanismo y el culto a los derechos humanos y a la dignidad del hombre, nos moveremos hacia la libertad y la democracia en cuba. Pero no acepto ni nunca aceptaré el participar en una especie de concurso para ver quien tiene el mayor deseo por la libertad y democracia en nuestra Patria o en crear la ilusión de lo que por ahora se ha hecho imposible se ha hecho posible.

Algunos líderes de la oposición al castrismo hoy en día han surgido de las filas de la izquierda en Cuba, esta tradición izquierdista sin embargo no les impidió recoger en la historia de Cuba antes y luego del castrismo las enseñanzas necesarias para su accionar actual, aún entrenados en el castro-estalinismo supieron analizar el contenido y razones de los conceptos políticos de los cubanos de tendencia nacional-demócratas que tenían tendencias opuestas a la izquierda radical en Cuba, aprendieron del castrismo que el castrismo no es la solución para una Cuba Independiente y Democrática. Estos líderes han sido fuertemente atacados por la propaganda mediática castrista a modo de infamarlos, restarles credibilidad y hacerlos aparecer como “mercenarios” al servicio de una potencia extranjera etc. pero nosotros los cubanos debemos poder descubrir los valores que se encuentran debajo de las amplias capas de insultos, resentimientos y mentiras de las que han sido objetos estos grandes y valerosos hombres y mujeres de la Patria merecen todo nuestro respeto, consideración y comprensión; me vienen a la mente nombres como Vladimiro Roca, Elizardo Sánchez Santa Cruz, Indamiro Restano, Chepe, Luis Alberto Pita Santos, y otros más de formación socialista o de izquierda. Hay otros muchos que también merecen la misma consideración y respeto de todo nuestro pueblo, y me vienen a la mente hombres y mujeres tales como Oswaldo Payas Sardiñas, los hermanos Gustavo y Sebastián Arcos Bergnes (uno de ellos ya fallecido), el señor Mario Chanes de Armas, el recién fallecido Andrés Nazario Sargent dirigente de la ONG patriótica Alpha 66, Maritza Lugo, Eusebio Peñalver, Ernesto Díaz, Angel De Fana; quiero también mencionar a Bertha Antúnez Pernet en Placetas- Villa Clara, Lidia Beyries Gómez en la ciudad de Santiago de Cuba, Hubert Matos del CID en el exilio, Eloy Gutiérrez Menoyo, también en el exilio etc. Son muchos más los que me vienen a la mente, pero no es mi intención el llenar este escrito de nombres gloriosos y dignos, no hace falta, mi corazón está lleno de todos ellos y la historia de Cuba también.

La política de acción de todos estos héroes de la patria denotan una política revolucionaria-democrática, ellos forman parte de los verdaderos revolucionarios de Cuba y no los que se han adueñado de tal calificativo para oprimir a todo un pueblo. Ellos conjuntamente con toda la oposición política en Cuba claman por la auto reformación de la sociedad en Cuba, algo que venga desde dentro de la sociedad y no importa tal y como ya aconteció en Cuba a partir del mismo año 1960.Esta auto organización de la sociedad cubana incluye el respeto de las normas y demandas de la nación de manera independiente del código penal que existe de acuerdo con los deseos del poder dominante. Significa e incluye el satisfacer un máximo de necesidades nacionales en lo económico, político y social, necesidades materiales y espirituales de la población cubana a pesar de las instituciones y trabas impuestas por la dictadura. Significa la creación positiva y el funcionamiento de una vida pública independiente en la cual las ambiciones nacionales y proyectos económicos y sociales son discutidos, formulados y socialmente aceptados democráticamente. Debemos trabajar todos juntos por la creación en Cuba de estructuras independientes que dirijan el ritmo de vida de la nación; creo que este podría ser uno de los tantos caminos hacia la libertad y la democracia en Cuba. Hay otros caminos ¡y aún mejores! Pero ahora me viene a la mente este que no incluye derramamientos de sangre ni sufrimientos extras para el pueblo cubano.

Ha sabido de opositores procedentes de la izquierda y hoy son los reformistas de centro izquierda, éstos en el trato con el poder dominante  en cuba quieren tener sujeto real, xx todo organizado, pero ilusamente no rechazan cualquier idea o pensamiento de compromiso temporal con el enemigo del pueblo el régimen castrista. Creen que la solución de los problemas en Cuba está en manos de algunos “representantes honrados” del pueblo y hay quien tontamente ha expresado que solo Castro o la cúpula de la dictadura están capacitados para llevar o encabezar una posible transición en Cuba, / que por tales palabras le pida perdón al pueblo cubano/; también los hay otros autonombrados líderes del campo de la conciliación que todo el tiempo están de acuerdo para entrar en acuerdos con el poder dominante de la dictadura, ¡que estos hombres se auto analicen sus preceptos! Pues ese no es el mejor camino para caminar en pos. de la libertad de Cuba, éstos buscan solo situarse en un “campo político” y no en un partido político de aquellos que creen en una doctrina particular, es por eso que nunca han dicho“todo o nada” sino más bien, en cada situación señalan las actividades accesibles a todo ciudadano, actividades que pudieran mejorar la situación de la nación. Pero hay quienes lo queremos todo o nada o todo o todo libertad o muerte o democracia o muerte, la libertad y la democracia la queremos completa y no compartida o a medias. En el año 1959 nos al dieron a medias y todo resultó en una desastrosa dictadura omnímodo y totalitaria, para Cuba, todo lo bueno, para el pueblo todo lo bueno, no las cosas a medias.

He observado con placer que frente a mis ojos han emergido nuevos valores provenientes del antiguo silencio popular, he visto la turbulenta transformación de la opinión pública que antes callaba atemorizada los desmanes de la dictadura, personas estas acostumbradas a la filosofía del “déjame solo” , vamos a ver que pasa o no quiero problemas, sin percatarse que el único problema de cuba es la dictadura castrista, me regocija que estas cosas estén sucediendo en Cuba, el pueblo ya empezó a perder el miedo y Castro deberá inventar algún tipo de terror nuevo para amedrentar al pueblo y acallar las opiniones cada vez más abiertas, ya todos sabemos y hemos aprendido bien la historia de quienes son nuestros adversarios, los adversarios del pueblo cubano, la dictadura castro-comunista o de modelo Estalinista en Cuba.

He leído y aprendido de la Biblia que no se debe jurar, y solo decir si cuando es si y no cuando es no, pero como los comunistas son anticristo hacen caso omiso a esto y les ha dado en estos últimos años del castrismo en Cuba de jurar por todo: juran por la Patria, juran por el socialismo, juran por los héroes caídos, juran por la revolución, etc. Ahora están jurando por el poblado de Mangos de Baraguá, en el municipio Julio Antonio mella de la provincia Santiago de Cuba y le han llamado al juramento: el juramento de Baraguá; ¡ah! Se me olvidaba también han jurado por Fidel el dictador del pueblo cubano. En el juramento de Baraguá, por escrito han querido tratar de comprometer por escrito a todos los cubanos posibles de comprometerlos a dar la vida por el socialismo por la revolución y por Fidel, no por la Patria, si no por Fidel Castro. Sin embargo cientos de miles de cubanos, decenas de cientos de miles se niegan abiertamente a firmar la declaración de lealtad a Castro y a su dictadura opresora, son los cubanos que han oído y conocido sobre la esperanza, y por tal causa estamos librando esta gran batalla contra la dictadura, el Estado Policial con la Policía Política Secreta al frente quiere forzar al pueblo a dar declaraciones de que los cubanos estamos abandonando la esperanza.

Saben que una persona que promete lealtad a este régimen de oprobio y coerción, de despotismo y mentira, está renunciando a una Cuba libre y democrática, en la que la mentira y la coerción serán rechazadas por todos los cubanos dignos. También nosotros acá dentro de las cárceles al negarnos a compromisos deshonestos con la policía, al negarnos a colaborar, al rechazar el papel de informante (chivatos-delator), y al escoger ser un prisionero político y de conciencia digno y honrado. También estamos defendiendo la esperanza.  No solo la esperanza dentro de nosotros y para nosotros mismos, sino también en los demás y para los demás ¡y para los demás! “Estaremos lanzando nuestra declaración de esperanza desde nuestras celdas hacia Cuba y hacia el mundo entero, como una botella cerrada, lanzada al mar. Con que una sola persona la encuentre, habremos logrado la victoria”

Para nosotros los opositores políticos del castrismo en Cuba, nuestra dignidad y la dignidad de la persona es nuestra base firme para la acción, porque debemos luchar por defender la dignidad de todos, pero también porque es el arma final que tenemos a mano, es la que nos da firmeza para soportarlo todo, por nuestra propia dignidad.

En Cuba, la dignidad del hombre es pisoteada burdamente todos los días en todos los actos del régimen respecto al pueblo cubano, actos todos ellos dirigidos a lograr por todos medios posibles la sumisión del pueblo al régimen despotizo-autoritario castrista. Las atrocidades llevadas a cabo contra el pueblo y la dignidad del cubano han sido justificadas con explicaciones cobardes y oportunistas, explicaciones rebuscadas: “que era para la seguridad y el bienestar de nuestros hijos y todo el pueblo cubano”. Pero luego resulta que nuestros hijos mejor quisieran tener padres que fueran menos protectores y conformistas, y más decentes y dignos. En este tiempo triste para Cuba, tiempo de mentiras mediáticas, opresión sin límites y coerción, ¡debemos preservar nuestra dignidad! Hemos recibido nuestra dignidad como un gran tesoro procedente de nuestros padres. Transmitámoslo a nuestros hijos los cubanos de hoy, como una fuerza moral más contra el castrismo.

Por nuestra dignidad y futuro, “debemos salvar nuestra propia autoorganización, como oposición política, nuestras estructuras sindicales independientes, nuestros periódicos y publicaciones sin censuras, nuestros códigos morales no-escritos, nuestro periodismo libre e independiente; nuestra honra y honor. “Debemos salvar el curso de nuestra vida cívica que es independiente del gobierno castrista. En tanto tengamos auto organización, tendremos auto conocimiento y el alma de una nación libre, aunque seamos cautivos, tanto dentro como fuera de las cárceles en Cuba”.

Esta política que llevamos al alma del pueblo cubano requiere de nosotros determinación y paciencia, valor y égida habilidad para el compromiso, un análisis político serio y una táctica flexible para forzar los cambios internos que la Patria necesita para el bien de todos los cubanos. “Una política de activismo político significa evaluación realista del propio lugar en el mundo y momento en el vivimos en Cuba.

Significa mantenerse aferrados firmemente a nuestras realidades de vida y a rechazar las ilusiones idealistas. Significa la disponibilidad reluchar, sin preocuparse por uno mismo, por el derecho a la existencia soberana de la propia comunidad nacional”.

Les escribo para todo el pueblo cubano, desde la Cárcel Nacional de Boniato. Francisco Herodes Díaz Echemendía, prisionero político y de conciencia cubano.

Dios-Patria y Libertad.