PERIODISMO DE LA REALIDAD CUBANA EN LA ZONA ORIENTAL
 


     HOME


     ARTICULOS  

     NOTICIAS

    FOTOS

    ARCHIVOS
 
    PORTADA    
         ANTERIOR

La guerra cibernética y el totalitarismo
Víctor E Sánchez
Periodista Independiente
victorernestosanchez@ymail.com

Santiago de Cuba, 12 de agosto del 2011 – Aquí en Santiago de Cuba, y hay referencia que en varias partes del país, los jóvenes entre los 12 y 16 años de edad se han convertido en un dolor de cabeza para el régimen y los servicios de inteligencia de la policía política, que no saben ya que hacer para acabar con el robo cibernético.

Lo principal es que tienen la motivación y la destreza suficiente: su mundo es la Internet, los celulares, los mensajes de texto y todo lo que sea burlar lo prohibido. Se conectan hasta con celulares que tienen WIFI a la red, que es totalmente inalámbrica. Muchas veces sus padres no saben lo que hacen sus hijos hasta tan tarde en la noche  en estos trajines de la Internet, pues son las dos de la madrugada y están descifrando códigos y contraseñas con programas piratas y entran invisibles en la red. Luego tienen un sistema de redes que se conectan entre sí, y se pasan unos a otros las informaciones que bajan de internet. También hay técnicos y profesionales que venden los códigos de acceso a la red de los organismos gubernamentales. Pero lo que más llama la atención es que las circunstancias en la que se mueven estos muchachos los lleva a no tener miedo, porque el acceso a la información los lleva a ver lo que está pasando en el mundo entero: la realidad de Egipto, Libia, Siria, España y ahora Gran Bretaña, ellos se consideran parte de ese movimiento mundial y tratan de imitarlo, por lo menos hasta ahora rompiendo el acceso a la información.

Esto no es un fenómeno nuevo, muchas personas, incluso opositores los vienen utilizando hace rato, pero no se ha querido divulgar la noticia, porque muchos piensan que les afecta y se va acabar el acceso a la red. Sin embargo, los Servicios de Inteligencia del Gobierno cubano sabían lo que se les venía encima con la entrada de la Internet. Por eso adelantaron la campaña denominada, la “Batalla de ideas”.

Y la incipiente oposición cubana también la aprovechó muy bien desde sus inicios. Hay que reconocer a los pioneros de la web, como Rosa Berre, de Cubanet. Algo que la memoria histórica ha olvidado un poco y le ha indilgado su protagonismo al movimiento bloguero, que tiene sus raíces, precisamente en la red de sitios, que por disimiles maneras se las arreglaban para obtener la información. Aquí en Santiago de Cuba, recordamos los fundadores de la Agencia de Prensa Libre Oriental, como Juan Carlos Céspedes Isalgué, uno de sus primeros directores, quien interceptaba la línea telefónica de la Escuela de Cuadros de la CTC, en Santa María, para colgar en una mata de mangos un aparato telefónico, mientras uno de nosotros les daba conversación al CVP (agente del Cuerpo de Vigilancia y Protección).  Así se lograba muchas veces la comunicación con el exterior.

Luego vino la comunicación por fax, y la tecnología ha ido avanzando en la misma medida que avanza el ingenio humano, para romper las trabas del totalitarismo. Hoy la guerra cibernética se ha agudizado, mientras un ejército de jóvenes se incorpora a esta nueva forma de lucha contra el totalitarismo. Pero hay que potenciar la iniciativa y la oposición debe asumir el reto y tomar la ofensiva.

Sobre el tema comentaba Pedro Antonio Alonso, Director del Proyecto de Desarrollo Cívico Rural Cubano y Promotor de los Municipios de Oposición: “Hemos seguido de muy cerca este fenómeno, y ya es hora de ir creando a nivel de municipio los clubes juveniles de hackers y apoyarlos en la medida de las posibilidades, porque ellos son los que van formando la nueva conciencia social y están en contacto directo con la realidad, tanto interna como externa. Se están convirtiendo en unos verdaderos libre pensadores.”

No obstante, este fenómeno debe ser cuidadosamente estudiado, para determinar sus verdaderas motivaciones e intereses, y su ciclo de motivación de acuerdo a la edad, ya que precisamente este grupo de 12 a 16 años es proclive a estas actividades, porque está contra todo lo prohibido, aunque no tenga una línea de acción y una base ideológica. Además, a esa edad esos jóvenes no tienen una responsabilidad social ante la familia por la que preocuparse. Su principal intención no es abandonar el país, algo que si sucede con las generaciones un poco más avanzadas. Tampoco existen en Cuba las estructuras para  canalizar las inquietudes políticas y sociales, por lo que hay que trabajar en ese sentido. El Centro de Estudios Estratégicos para la Democracia Proactiva, José Ignacio García Hamilton está tomando carta en el asunto.

Una buena iniciativa seria que los padres opositores, dejaran a un lado el supuesto falso proteccionismo, y  vincularan a sus hijos en estas edades elegibles, con estas redes de hackers sociales, ya que tienen la destreza y a la vez, como hacer más útil la información. En este sentido lo que llevan la delantera son los hijos de aquellos padres que tienen mejor desenvolvimiento económico, los hijos de los que están cumpliendo misión en el extranjero y los que tienen familiares en el exterior. Incluso, los hijos de muchos funcionarios del gobierno son miembros de estas redes, porque en cada casa que hay una computadora conectada a la Internet y hay un joven, éste siempre tiene uno o dos amigos y así se va regando y se va corriendo la voz de la realidad informativa.

Hay que ver los que estos muchachos son capaces de hacer con computadoras viejas y accesorios que compran a altísimos precios, como memorias WIFI, celulares con WIFI y routers. Es impredecible la evolución de este fenómeno de la informática, pero de lo que si estamos seguros, que en la medida que se vaya incrementando la red y la disponibilidad de algunos recursos será algo incontrolable. Si esto es ahora, en un año, qué estos jóvenes no serian capaces de hacer, y desde ahora les digo, que me pueden escribir a: victorernestosanchez@ymail.com ya que gracias al ingenio de estos niños, yo también tengo comunicación por aquí.

herramientas-webmaster

Locations of visitors to this page